Cómo hacer una mascarilla de papa y cuáles son sus beneficios

La mascarilla de papa es un remedio ideal para acabar con el acné a la vez que hidratamos la piel y, gracias a sus antioxidantes, combatimos el envejecimiento prematuro
Cómo hacer una mascarilla de papa y cuáles son sus beneficios

La papa es un alimento que forma parte de la dieta regular de millones de personas en todo el mundo. Su versatilidad, delicioso sabor y alto contenido de nutrientes esenciales hace que muchos la prefieran por encima de otros ingredientes.

Lo que algunos desconocen aún es que también puede ser útil como tratamiento de belleza, sobre todo en lo que tiene que ver con el cuidado de la piel.

Su jugo contiene importantes vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que nutren y reparan para dar una apariencia renovada al cutis.

Desde hace cientos de años se utiliza como remedio contra las quemaduras solares, las manchas y otras imperfecciones que afectan la calidad de la dermis.

Además, hay que destacar que son muy baratas y se pueden adquirir con facilidad en cualquier tienda o supermercado.

Como sabemos que muchas no la han probado con este tipo de fines, a continuación queremos compartir la receta de una mascarilla casera y sus increíbles beneficios.

¿Lista para probarla?


Mascarilla casera de papas para cuidar la piel

Las papas tienen sustancias antiinflamatorias, ácidos, enzimas y microelementos que actúan sobre la piel para reducir sus imperfecciones.

Estas pueden utilizarse a través de rodajas crudas, o bien, preparando un puré a partir de las papas cocidas.

En esta mascarilla proponemos hacerlo mediante la cocción, ya que nos permite obtener una pasta cremosa que facilita su aplicación.

Ingredientes

  • 2 papas
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g) (opcional)

¿Cómo prepararla?

  • Pela las papas y ponlas a cocinar en agua hasta que ablanden y se puedan triturar.
  • Cuando adquieran la textura deseada, toma un tenedor y aplástalas hasta conseguir un puré.
  • A continuación, agrega las cucharadas de miel y el jugo de medio limón.
  • Revuelve todos los ingredientes para que queden bien incorporados.
  • En caso de piel seca se le puede agregar una cucharada de aceite de oliva para aumentar su acción hidratante

Modo de aplicación

  • Limpia el rostro con agua templada y un jabón neutro para eliminar la suciedad y el maquillaje.
  • Sécalo bien y procede a aplicar la mascarilla hasta cubrirlo por completo.
  • Déjala actuar de 20 a 30 minutos y enjuaga.
  • Procura usarla solo por las noches porque el limón deja la piel sensible al sol.


¿Cuáles son los beneficios que aporta esta mascarilla de papa?

La mascarilla casera de papa se puede utilizar tanto en el rostro como en otras áreas de cuidado de la piel.

Los nutrientes que aporta sirven para regenerar, evitar el exceso de células muertas y conseguir una apariencia saludable.

Entre sus beneficios principales destacan:

Hidrata las pieles secas

Las papas contienen ácidos grasos insaturados que mantienen la humedad natural de las membranas celulares para evitar la sequedad.

Su uso continuo conserva los aceites naturales de la dermis e impide que se desarrollen imperfecciones por sus alteraciones.

Nutre el cutis

Una de las razones por las que se recomienda para el cuidado del cutis es porque contiene antioxidantes que frenan y revierten los signos prematuros de la edad.

Sus vitaminas y minerales aumentan la producción de colágeno y elastina para evitar la aparición de las patas de gallo y la pérdida de elasticidad.

Combate el mal olor

La mascarilla de papas con un poco de aceite esencial antibacteriano ayuda a evitar el exceso de sudoración y los malos olores corporales.

Manos suaves

Al aplicar este producto sobre las manos también se obtienen beneficios importantes como la reducción de manchas, la hidratación profunda y la eliminación de células muertas.

Sus nutrientes restauran los daños causados por los productos de limpieza agresivos y el constante contacto con diversas superficies.

Calma la irritación

Puede aplicarse sobre pieles sensibles porque no causa reacciones alérgicas y sirve para controlar la irritación.

Es idónea para calmar los síntomas de las infecciones cutáneas, las picaduras de insectos o las quemaduras causadas por el sol.


Limpia los poros

Este tratamiento puede usarse como alternativa a las cremas limpiadoras comerciales, ya que penetra en los poros y ayuda a eliminar las impurezas que se acumulan en estos.

Como resultado obtendrás una piel más suave y libre de esos antiestéticos puntos negros de la zona “T”.

Combate las ojeras y las bolsas
Las propiedades antiinflamatorias y calmantes de la papa son útiles para tratar esas antiestéticas bolsas y ojeras que hacen lucir el rostro cansado.

¿Aún no aprovechas todos los beneficios de este ingrediente? Prepara esta mascarilla natural y comprueba tú misma que puedes cuidarte sin gastar demasiado.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.